ecalera.jpg

finalista

PlaceMaking Chile

2017

 

La intervención en la Plaza Calle Castillo trata la poca apropiación sobre el espacio público, trabajando desde lo intangible para crear lo tangible y no al revés. Entendemos al espacio público como la combinación de dos componentes: el tejido urbano, que se refiere al componente tangible que vemos y nos limita de manera física a reproducir comportamientos sobre el territorio, y el segundo componente, la idea del espacio público, que se refiere al componente intangible (las experiencias y relaciones entre los individuos), pero que nos limita de manera invisible a construir el tejido urbano con una cierta ideología que ha sido interiorizada y neutralizada y que reproduce el primer componente.

 
02.jpg

Nuestra intervención propone primero romper las barreras mentales sobre las que hemos construido por décadas la ciudad e invita a repensar la manera en la que nos relacionamos, restableciendo vínculos perdidos y una vez transgredidas esas barreras, intentar crear un nuevo modelo en el que construimos los lugares que habitamos,
dejando de lado la caduca idea de que existen los bienes públicos & privados y remplazando esto por la idea del bienestar común & a su vez del bien común.

“La resbaladera (que creció y se hizo plaza)” se trata de una revitalización socio-espacial en donde se toma como punto de partida la poca apropiación de los vecinos sobre el espacio público, entendiéndolo (al espacio público) no solo como el espacio físico sino como la conexión intangible entre personas. La intervención busca como primer paso reconocer y fortalecer redes existentes mediante la creación de un registro de experiencias colectivas que den carácter al barrio. Como segundo paso, se intervendrá el espacio físico creando un mobiliario para dar un lugar tangible en el cual se tejan estas redes.

 

1. Se puede observar que, en el año 2012, en donde hoy se encuentra la Plaza Calle Castillo, existía una construcción en ruinas que fue intervenida para albergar juegos infantiles, expandiendo el espacio público hacia un espacio que fue privado. Una resbaladera llegó a la calle Castillo.

2. En el año 2015, se puede observar que dicha construcción ya fue derrocada y expandió el espacio público permitiendo la colocación de más equipamientos para beneficio de los habitantes. La resbaladera se tomó la calle Castillo.

3. En la actualidad se puede observar cómo se han expandido los beneficios que la plaza brinda a la comunidad debido a que cuenta con un mejor equipamiento. las experiencias que se viven en este espacio están limitadas por la poca apropiación que hay sobre el espacio permitiendo la acumulación de residuos, y las pocas experiencias colectivas que el mismo ha generado. La resbaladera se apropió de la calle Castillo

4. Con la intervención, la plaza se expandirá aun más, buscará las experiencias comunes para generar espacios vinculantes, que permitan generar un lugar que fortalezca la convivencia. La resbaladera creció en la calle Castillo. 

 
03.jpg
04.jpg
 

La plaza Calle Castillo ha evolucionado por intervención de los moradores, donde hoy es la plaza existió una casa, que por estar en abandono fue utilizada para poner juegos infantiles en su interior, posteriormente derrocada para hacerle parque, y hoy en día, adecuada con mobiliario urbano. La intervención propone seguir expandiendo el espacio público para que se funda con el tejido urbano físicoe intangible, mediante el registro de experiencias colectivas se expanden los límites de espacios comunes entre los moradores, y en la Plaza Calle Castillo se transgredirá los límites con mobiliario que permitirá la interacción con nuevos espacios en el barrio, este incluirá formas de exponer el registro antes mencionado, formas lúdicas de interactuar con el espacio y expresar nuevas experiencias generadas y, necesidades del barrio que no estén resueltas.